Hipotiroidismo

¿QUÉ ENTENDEMOS POR HIPOTIROIDISMO?

En el hipotiroidismo la glándula tiroides esta hipoactiva, esto quiere decir que la glándula tiroides no produce la suficiente cantidad de hormona tiroidea para que el organismo funcione normalmente. Cuando una persona tiene hipotiroidismo la cantidad de hormona tiroidea en su sangre es muy baja. Las causas más frecuentes del hipotiroidismo son: enfermedad autoinmune, extirpación quirúrgica de la tiroides y el tratamiento radiactivo.


¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA EL HIPOTIROIDISMO?

Se produce un enlentecimiento en la función de los procesos del cuerpo debido a que las células no reciben hormona tiroidea en cantidad suficiente ya que sus niveles están bajos. Como el cuerpo empieza a funcionar más lento, se siente más frío, la persona se cansa con mayor facilidad, se reseca la piel, se tienden a olvidar las cosas, hay mayor tendencia a la depresión y comienza a presentarse estreñimiento. La única forma de poder diagnosticar el hipotiroidismo es mediante exámenes de laboratorio debido a la gran variedad de síntomas que se pueden presentar.

¿POR QUÉ DEBO INFORMAR A OTRAS PERSONAS?

Es importante que su familia se entere de su enfermedad. El hipotiroidismo es de carácter familiar y varios de sus familiares pueden tenerlo sin saber, por eso debe explicarles su enfermedad y recomendarles que consulten al médico para que se hagan el examen de laboratorio llamado TSH. Informe también a otros médicos que Ud. consulta así como al farmacéutico, que padece de hipotiroidismo y la dosis y droga con la que se está tratando. Cuando consulte a un nuevo médico infórmele que padece hipotiroidismo y pídale que midan su TSH en forma anual. Si Ud. consulta un médico endocrinólogo, pídale copia de sus exámenes para que se los pueda mostrar a otros médicos a los que también consulte.

EN EL LARGO PLAZO ¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR?

La mayoría de las personas padecen hipotiroidismo toda la vida y no existe cura para esta enfermedad con algunas excepciones: se puede recuperar la función tiroidea normal en el caso de tiroiditis viral y en pacientes con tiroiditis después del embarazo. Durante el hipotiroidismo puede que su médico cambie la dosis de tiroxina porque a medida que pasa el tiempo esta enfermedad se puede hacer más o menos severa. Es importante que el paciente este comprometido con su tratamiento que se mantendrá durante toda la vida. Usted puede mantener controlado su hipotiroidismo durante toda su vida siempre y cuando colabore con su médico tomando su tratamiento todos los días para que la dosis de hormona tiroidea se mantenga adecuadamente. De esta forma, no presentara síntomas y mejorarán los efectos que se producen por bajos niveles de hormona tiroidea. Su longevidad no se acortará si usted mantiene bien controlado su hipotiroidismo.

¿POR QUÉ SE PRODUCE EL HIPOTIROIDISMO?

Las células de la glándula tiroides no pueden producir hormona tiroidea en cantidad suficiente por diferentes razones. A continuación se nombran las causas principales del hipotiroidismo desde la más usual a la menos frecuente.


ENFERMEDAD AUTOINMUNE.

El sistema inmune nos protege de las infecciones pero algunas veces puede confundir las células tiroideas y sus enzimas con agentes extraños y atacarlas. Producto de este ataque no quedan células tiroideas y enzimas en cantidad suficiente para producir un adecuado nivel de hormona tiroidea. Esto ocurre con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres. Esta enfermedad se denomina tiroiditis autoinmune, puede presentarse lentamente a través de los años o comenzar de forma repentina. Las formas más comunes de la enfermedad autoinmune son la tiroiditis de Hashimoto y la tiroiditis atrófica.

EXTIRPACIÓN MEDIANTE CIRUGÍA DE TODA O DE UNA PARTE DE LA GLÁNDULA TIROIDES.

En los casos de pacientes que presentan nódulos en la tiroides, cáncer de tiroides o enfermedad de graves, se requiere cirugía para extirpar una parte o toda la glándula tiroides. Cuando se extirpa toda la glándula tiroides es seguro que se produce hipotiroidismo. Cuando se deja una parte intacta de la glándula tiroides, puede producir una cantidad suficiente de hormona tiroidea como para mantener adecuados niveles en la sangre dentro de un rango normal.

TRATAMIENTO RADIOACTIVO.

En algunos casos como la enfermedad de graves, el bocio nodular o el cáncer de tiroides se requiere un tratamiento con yodo radioactivo (i-131) para poder destruir la glándula tiroides. Los pacientes que son tratados con radiación son los que padecen enfermedad de Hodgkin, linfoma o cánceres de la cabeza o del cuello. Debido al tratamiento, estos pacientes pueden perder la totalidad o solo una parte de su función tiroidea.

HIPOTIROIDISMO CONGÉNITO (hipotiroidismo que se trae al momento de nacer)

Al momento de nacer, algunos bebés vienen con una glándula parcialmente formada o definitivamente sin la glándula tiroides, otros pocos pueden nacer con una parte o toda la glándula tiroides en el lugar incorrecto (tiroides ectópica). Y en algunos bebés sus células tiroideas o enzimas no funcionan normalmente cuando nacen.

TIROIDITIS. Se entiende por tiroiditis la inflamación de la glándula tiroides, esto se puede producir por un ataque autoinmune (de los propios anticuerpos) o por una infección viral. Esta inflamación de la glándula tiroides puede producir una liberación repentina en la sangre de toda la hormona tiroidea que se encontraba almacenada, causando un HIPERTIROIDISMO de breve duración (producto de la gran actividad tiroidea); posteriormente la glándula tiroidea cae en hipoactividad.

MEDICAMENTOS

Ciertos medicamentos como la amiodarona, el litio, el interferón alfa y la interleukina-2 pueden imposibilitar que la glándula tiroides produzca normalmente hormona tiroidea. En las personas que tienen predisposición genética a desarrollar enfermedad tiroidea autoinmune, estos medicamentos podrían causar hipotiroidismo de manera más frecuente.

MUY POCO O DEMASIADO YODO.

Para producir hormona tiroidea la glándula tiroides necesita yodo. El yodo se ingiere junto a los alimentos y luego se traslada por la sangre hasta la glándula tiroides. Se requiere una cantidad adecuada de yodo para poder mantener balanceada la producción de hormona tiroidea. Se puede causar hipotiroidismo o aumentar su severidad por una ingesta demasiada alta de yodo.

GLÁNDULA PITUITARIA O HIPÓFISIS CON DAÑO

La glándula pituitaria le indica a la glándula tiroides la cantidad de hormona tiroidea que debe producir. En el caso de que la pituitaria presente algún daño debido a un tumor, radiación o cirugía, no podrá enviarle señales a la tiroides y por lo tanto la glándula tiroides ya no producirá horma en cantidad suficiente.
DESORDENES RAROS QUE INFILTRAN LA TIROIDES. En pocas personas, algunas enfermedades pueden producir un depósito de sustancias anormales en la tiroides lo que afecta su funcionamiento. Ejemplos de estos casos son la amiloidosis donde se puede depositar proteína amiloide, en la sarcoidosis se pueden depositar granulomas, y en la hemocromatosis se puede depositar hierro.

¿CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO DE HIPOTIROIDISMO?

Hacer un correcto diagnóstico de hipotiroidismo considera los siguientes aspectos:

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

No hay síntomas exclusivos del hipotiroidismo ni síntomas que estén presentes en todos los pacientes. Los síntomas del hipotiroidismo también podrían presentarse en las personas que padecen otras enfermedades. Si la persona ha tenido desde siempre un determinado síntoma es menos probables que se trate de un hipotiroidismo pero si este síntoma se presenta como un cambio en la forma de cómo se sentía desde antes, es más probable que se trate de un hipotiroidismo.

¿CÓMO ES LA HISTORIA MÉDICA Y FAMILIAR?

Es muy importante que informe a su médico los siguientes aspectos:
Síntomas o cambios que indiquen que su organismo está funcionando con lentitud.
Si ha tenido cirugía de la tiroides.
Si ha necesitado radiación en el cuello por tratamiento de cáncer.
Si está tomando alguno de los medicamentos que podrían ser causantes de hipotiroidismo como amiodarona, litio, interferón alfa, interleukina-2 y talidomida.
Si alguien de su familia padece de enfermedad tiroidea.

EXAMEN FÍSICO.

Cuando el médico examine su tiroides buscará signos como resequedad de la piel, inflamación, reflejos enlentecidos y menor frecuencia cardíaca.

EXÁMENES DE SANGRE.

Hay dos exámenes de sangre que su médico puede solicitar para hacer el diagnóstico de hipotiroidismo.

EXAMEN DE TSH (hormona estimulante de la tiroides).

Este examen es el más importante y el que mejor detecta el hipotiroidismo midiendo el nivel de tiroxina (T4) en la sangre que produce la tiroides. Cuando no hay un nivel adecuado de tiroxina en la sangre, la TSH aumenta para pedir a la glándula tiroides una mayor producción de tiroxina y por esto, un nivel de TSH excesivamente alto significa hipotiroidismo.

EXAMEN DE TIROXINA (T4).

Cuando la tiroxina circula en la sangre, la mayoría de ella está unida a una proteína denominada globulina transportadora de tiroxina (TBG). La tiroxina que está ligada a la globulina no puede ingresar a las células del organismo. La tiroxina libre (no ligada) puede ingresar a las células y representa el 1% a 2% del total de tiroxina. El examen de T4 libre (tiroxina libre) y el índice de T4 libre miden la cantidad de tiroxina que no está unida a la globulina y que puede ingresar a las células del organismo.


¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DEL HIPOTIROIDISMO?


REEMPLAZO DE LA TIROXINA FALTANTE
.
El hipotiroidismo no puede ser curado. Sin embargo, el hipotiroidismo se puede controlar completamente en casi todos los pacientes. El tratamiento consiste en reemplazar la hormona tiroidea faltante que la tiroides ya no produce y de esta forma el nivel de TSH y tiroxina vuelven a sus niveles normales. A pesar de que la glándula tiroides no esté funcionando correctamente, reemplazar la tiroxina restaura los niveles normales de hormona tiroidea y el correcto funcionamiento de su organismo. La tiroxina sintética que se ingiere mediante comprimidos es exactamente igual a la tiroxina que produce la glándula tiroides. Con excepción de los pacientes con mixedema severo (alteración de los tejidos con acumulación de líquido, producida por infiltración de sustancia mucosa en la piel, y a veces en los órganos internos, a consecuencia del hipotiroidismo) todos los pacientes se pueden tratar de forma ambulatoria sin necesidad de hospitalizarse.

COMPLICACIONES Y EFECTOS SECUNDARIOS.

La única precaución que hay que tener con la tiroxina es no tomarla en exceso o en poca cantidad. El hipotiroidismo se mantendrá si se toma tiroxina en poca cantidad y si se toma en exceso se pueden presentar síntomas de hipertiroidismo con la glándula tiroides hiperactiva. Cuando la tiroxina se toma en exceso los síntomas más frecuentes que se pueden presentar son: fatiga con dificultades para dormir, mayor apetito, nerviosismo, temblores, sensación de calor cuando otras personas sienten frío y problemas para hacer ejercicio debido a debilidad muscular, falta de respiración, y al correr se pueden presentar palpitaciones cardíacas. Cuando se producen estos síntomas de hipertiroidismo pida a su médico que le indique un examen de TSH, si el nivel de TSH está bajo lo normal indica que hay demasiada hormona tiroxina y la dosis se debe disminuir.

SEGUIMIENTO

La TSH debe medirse entre 6 a 10 semanas después de un cambio en la dosis de tiroxina. En el caso de un embarazo o si toma un medicamento que pueda interferir con la utilización de la tiroxina por su cuerpo, se puede requerir una mayor frecuencia en el número de exámenes. El principal objetivo del tratamiento es alcanzar y mantener la TSH dentro de valores normales. En el caso de los bebés, el tratamiento debe tomarse todos los días y a medida que van creciendo chequear los niveles de TSH con el objetivo de prevenir retrasos en el crecimiento y retardo mental. Luego de que su médico establezca la dosis adecuada de tiroxina, se recomienda medir la TSH al menos una vez al año.

Usted debe volver a consultar a su médico en las siguientes situaciones:

-Si sus síntomas vuelve a aparecer o se agravan.
-Si usted quiere hacer un cambio de dosis o de la marca de tiroxina o de la manera de tomar sus píldoras con o sin comida.
-Si usted sube a baja mucho de peso (puede ser una pequeña diferencia de 4,5 kilos para los que al inicio no tenían sobrepeso).
-Si usted comienza o termina o cambia la dosis de un medicamento que pueda interferir con la absorción de tiroxina, tales como ciertos antiácidos, suplementos de calcio y pastillas de hierro. Los medicamentos que contienen estrógeno también afectan la dosis de tiroxina, por lo que cualquier cambio en una medicación de este tipo debería requerir una reevaluación de la dosis de tiroxina con su médico.
-Si usted no se está tomando todos los comprimidos de tiroxina.
Debe informar en forma muy honesta a su médico el número de comprimidos que ha olvidado tomar.
-Si usted no quiere seguir el tratamiento con tiroxina.
-Si usted se siente tan bien que piensa que ya no es necesario seguir con su tratamiento de tiroxina, solo puede intentarlo bajo estricta supervisión médica. En vez de no seguir tomando su medicación, puede preguntar a su médico -si le puede reducir la dosis. Si aumenta su nivel de TSH usted ya sabrá que requiere seguir con su tratamiento.
-Si usted intenta suspender el tratamiento con tiroxina.
-Si alguna vez usted piensa que está lo suficientemente bien como para que ya no necesite el tratamiento con tiroxina, puede intentarlo sólo bajo estricta supervisión de su médico. En lugar de dejar de tomar sus comprimidos por completo, pregúntele a su médico si le puede reducir la dosis. Si su TSH sube, usted sabrá entonces que necesita continuar con su tratamiento.

Referencia: AMERICAN THYROID ASSOCIATION®. www.thyroid.org