Enfermedad de Graves

Graves

 

La enfermedad de Graves ocurre cuando el sistema inmune del cuerpo “ataca” la glándula tiroidea mediante anticuerpos que actúan como TSH, produciéndose una mayor secreción de hormona tiroidea, generando hipertiroidismo. A pesar de que cualquier persona puede desarrollar la condición, suele ser más común en mujeres entre los 20 y 50 años con antecedentes genéticos.

 

Algunos de los síntomas que pueden presentarse son la sudoración excesiva, ansiedad, ojos inflamados, pérdida de peso, dificultades para respirar, fatiga, problemas para dormir, sensibilidad al calor, irritabilidad y bocio por la inflamación de la glándula tiroides.

 

Hay diversos tratamientos para la enfermedad de Graves, lo que hace que sea una afección controlable para el paciente. Así, se puede recurrir a medicamentos antitiroideos, en busca de reducir la producción de dichas hormonas en el cuerpo; bloqueadores beta, los cuales permiten controlar diversos síntomas, pero no curan la enfermedad; terapia de yodo radioactivo, el cual puede curar la condición, pero con el costo de destruir la glándula tiroidea, por lo que se deberá tomar medicamentos de hormonas tiroideas de por vida; y por último realizarse una cirugía para remover la glándula, aunque existe el riesgo de daños en la glándulas paratiroideas (que controlan el metabolismo) y en la laringe.

 

Fuente: Hormone.org

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar