Glándula tiroides y personas con obesidad mórbida

huincha

 

La obesidad se ha convertido en un problema de salud a nivel mundial. El sedentarismo, hábitos alimenticios y los estilos de vida han generado que las personas no solo aumenten un poco de peso, sino que lleguen a niveles donde se pone en riesgo su salud.

 

La obesidad tiene nefastas consecuencias para la salud, como la diabetes, presión alta, colesterol alto, enfermedades cardiovasculares, baja autoestima, entre muchas otras. A lo anterior se agrega que, según un estudio realizado hace algunos años en Grecia, las personas que padecen de obesidad mórbida suelen tener mayor prevalencia de hipotiroidismo. En dicha enfermedad, la glándula tiroides produce una menor cantidad de hormonas, y debido a que se encarga de controlar el metabolismo, resulta en un funcionamiento más lento del mismo.

 

Los investigadores llevaron a cabo un estudio donde tomaron a un grupo de pacientes que sufrían de obesidad mórbida, para luego analizar el funcionamiento de la glándula tiroides en cada uno de ellos. Finalmente, establecieron que existía una alta presencia de hipotiroidismo manifiesto e hipotiroidismo subclínico. Tomando esto en cuenta, las personas que padecen de obesidad mórbida deberían realizarse un control a su glándula tiroides, ya que pueden estar lidiando con más de un problema, sobre todo considerando que el hipotiroidismo tiene como consecuencia el aumento de peso.

 

Fuente: Diabetes Care, 17/02/2006, volumen 16, n° 1

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar