Hipertiroidismo en el Embarazo

HIPERTIROIDISMO Y EMBARAZO
DURANTE EL EMBARAZO… ¿CUÁLES SON LAS CAUSAS MÁS FRECUENTES DE HIPERTIROIDISMO?

La causa más frecuente de hipertiroidismo en la embarazada, es la enfermedad de Graves con una ocurrencia de 1 por cada 1500 mujeres embarazadas. Los niveles muy altos hCG tienden a producir estados severos de nausea matinal (hiperemesis gravidarum) y se consideran una causa de hipertiroidismo transitorio.
Durante el embarazo no resulta fácil diagnosticar el hipertiroidismo ya que el escáner de tiroides con Yodo 123 está prohibido por el riesgo de concentrar radioactividad en la tiroides del bebé. Por esto, para llegar al diagnostico, el médico debe realizar una historia clínica acuciosa, junto a un examen físico minucioso y exámenes de sangre específicos.

PARA UNA MADRE CON ENFERMEDAD DE GRAVES/HIPERTIROIDISMO, ¿CUALES SON LOS RIESGOS?

La mujer embarazada puede presentar durante el primer trimestre, la enfermedad de Graves, (una forma de hipertiroidismo) y si ya la padece, corre el riesgo de agravarse o sufrir una tormenta tiroidea que es un conjunto de síntomas que se presentan en casos de hipertiroidismo muy severo. Habitualmente la mujer embarazada portadora de enfermedad de Graves mejora en el último trimestre pero puede decaer después del parto. La importancia de diagnosticar y tratar correctamente el hipertiroidismo materno se fundamenta en que el tratamiento no adecuado agrega el riesgo de parto prematuro y pre-eclampsia como complicación grave.

RIESGOS DEL BEBÉ, CUANDO LA MUJER EMBARAZADA SUFRE LA ENFERMEDAD DE GRAVES/HIPERTIROIDISMO

El hijo en gestación de una madre portadora de Enfermedad de graves/Hipertiroidismo se encuentra expuesto por tres causas:

1) HIPERTIROIDISMO MATERNO NO CONTROLADO:
Cuando la embarazada sufre de hipertiroidismo es de suma importancia que se encuentre en tratamiento médico. De lo contrario, existe el riesgo de taquicardia fetal (frecuencia cardiaca aumentada del feto), nacimiento de bebes inmaduros, de bajo peso para la edad gestacional, nacimiento de bebés sin vida e inclusive el nacimiento de niños malformados.

2) PRESENCIA DE INMUNOGLOBULINAS ESTIMULADORAS DE LA TIROIDES (TSI) EN CANTIDADES SUMAMENTE ELEVADAS:
La enfermedad de Graves es una enfermedad autoinmune, se origina por producción de anticuerpos que estimulan la glándula tiroides o también llamadas inmunoglobulinas estimuladoras de la tiroides (TSI). El riesgo se produce porque estos anticuerpos son capaces de cruzar la placenta y pueden influir en la tiroides del niño en gestación. Las embarazadas que padecen enfermedad de Graves, con niveles de TSI muy elevados, eventualmente podrían causar hipertiroidismo fetal o neonatal (2% – 5%). Sin embargo, esta posibilidad disminuye en embarazadas con enfermedad de Graves en tratamiento con drogas antitiroideas, porque estas drogas atraviesan la placenta. Los niveles de TSI se miden frecuentemente durante el tercer trimestre del embarazo. En el caso de embarazadas que habiendo tenido la enfermedad de Graves ya no requieren drogas anti tiroideas, porque fueron tratadas con yodo radioactivo o cirugía, resulta de vital importancia entregar al médico esta información, con el fin de realizar los controles necesarios para garantizar la salud del bebe en gestación.

3) TERAPIA CON DROGAS ANTITIROIDEAS (DAT): Las Drogas Anti tiroideas (DAT) disponibles en Estados Unidos para el tratamiento del hipertiroidismo son el metimazol (Tapazol) o el propiltiouracilo (PTU). Aunque las dos drogas atraviesan la placenta y por tanto tienen la capacidad de influir en el funcionamiento normal de la tiroides del bebé pudiendo provocar bocio fetal, según nuevas investigaciones ambas serian seguras durante el embarazo. El propiltiouracilo (PTU) atraviesa la placenta en menor medida, y es el medicamento preferentemente indicado para tratar el hipertiroidismo materno. Los estudios señalan que por razones de seguridad conviene utilizar la dosis mínima necesaria de DTA para controlar el hipertiroidismo materno, con el fin de disminuir las posibilidades de hipotiroidismo del bebé en gestación o el recién nacido. La importancia de tratar y controlar cuidadosamente el hipertiroidismo durante el embarazo, se fundamenta en que sus beneficios son significativamente mayores que los riesgos.

¿QUÉ ALTERNATIVAS DE TERAPIA ESTAN DISPONIBLES PARA UNA MUJER EMBARAZADA CON ENFERMEDAD DE GRAVES/HIPERTIROIDISMO?

Las mujeres embarazadas con hipertiroidismo leve, es decir, que presentan exámenes de sangre con cantidades de hormona tiroidea ligeramente aumentada y poca sintomatología, podrían permanecer sin tratamiento, pero con control acucioso y frecuente cuidado para revisar que la madre y el hijo no presenten alteraciones. En aquellos casos en que la severidad del hipertiroidismo necesita tratamiento, la indicación más frecuente corresponde a drogas anti tiroideas y dentro de estas, preferentemente la PTU o propiltiouracilo. El tratamiento pretende lograr niveles maternos de T4 libre y de T3 libre en cantidades normales a altas, usando la dosis de droga anti tiroidea mínima necesaria para lograrlo. Considerar esta medida en el tratamiento, disminuye las posibilidades de hipotiroidismo o bocio para el bebé. Por otra parte cuando el hipertiroidismo materno se trata, es importante el control durante el embarazo, evitando llegar al hipotiroidismo. El control se realiza mensualmente con la evaluación de exámenes que miden la función tiroidea (TSH y niveles de hormona tiroidea). La cirugía puede ser una opción para los pacientes que no pueden recibir medicamentos contra la tiroides (Por ejemplo si desarrollan una alergia a la droga). En muy pocos casos se puede extirpar la glándula tiroides en la mujer embarazada debido al riesgo de la anestesia y cirugía para la madre y el bebé. Para tratar el hipertiroidismo durante el embarazo, está contraindicado el yodo radioactivo debido a que es captado por la tiroides del bebé al atravesar con facilidad la placenta. Esto podría ocasionar una destrucción de la glándula tiroides resultando en un hipotiroidismo permanente. Para tratar el temblor y las palpitaciones producidas por el hipertiroidismo se pueden administrar durante el embarazo los beta bloqueadores, sin embargo hay que manejarlos cuidadosamente ya que hay reportes de que pueden retardar el crecimiento fetal cuando se usan por mucho tiempo, habitualmente se requieren solo hasta que el hipertiroidismo este controlado.

¿QUÉ OCURRE CON LA ENFERMEDAD DE GRAVES DESPUÉS DEL PARTO?

Habitualmente la enfermedad de Graves empeora durante los 3 primeros meses después del parto y por esto se requiere aumentar la dosis de los medicamentos anti tiroideos en este período controlando con mucho cuidado los exámenes de la función tiroidea.


CUANDO LA MADRE TIENE ENFERMEDAD DE GRAVES Y ESTA EN TRATAMIENTO CON DROGAS ANTI TIROIDEAS ¿PUEDE AMAMANTAR A SU BEBÉ?

Efectivamente la madre puede amamantar a su bebé. La droga de elección es el propiltiouracilo (PTU) ya que está altamente ligado a las proteínas y por esto llega una menor cantidad a la lecha materna versus otra droga como el Tapazol. Con el fin de asegurar el normal funcionamiento de su función tiroidea, debe realizarse evaluación en forma periódica al bebé.