Nódulos tiroideos

Los nódulos tiroideos son protuberancias que aparecen en la tiroides, las cuales pueden originarse como un quiste o por un crecimiento del tejido de la glándula. Son muy comunes, sobre todo a medida que se envejece, y su peligro radica en que en algunos casos pueden ser cancerígenos.

Las pruebas más comunes para determinar la naturaleza del nódulo, y obtener información sobre el mismo, son la biopsia por aspiración con aguja fina, donde se extraen células del nódulo para analizar sus características. También se puede recurrir a un ultrasonido tiroideo o a un escáner de la tiroides.

El tratamiento para los nódulos tiroideos depende de las características de la protuberancia. Los especialistas recomiendan removerlos en los casos en que sean cancerígenos, o exista la sospecha. Por otro lado, en caso de nódulos hiperfuncionantes, existe el riesgo de desarrollar hipertiroidismo y los problemas a la salud asociados. Dichos nódulos podrían ser removido quirúrgicamente o tratados con yodo radiactivo.

Se recomienda revisar cada 6 o 12 meses los nódulos que no han sido removidos. El seguimiento puede ser acompañado de exámenes físicos y/o ultrasonido tiroideo. En caso de sospechar sobre la presencia de un nódulo tiroideo, lo primero que se debe hacer es consultar a un especialista.