¡A prevenir se ha dicho!

vozLa tiroides incide en diversos procesos corporales, por lo que las alteraciones en su funcionamiento pueden tener variadas consecuencias. Para esto prevenir es fundamental reconocer los síntomas de las principales afecciones tiroideas.

 

En el caso del hipotiroidismo, el cansancio, aumento de peso, estitiquez y la pérdida de cabello son la primera señal de alerta. En el caso de los nódulos tiroideos, los cuales suelen ser asintomáticos, es posible detectarlos mediante un examen de cuello que detecte un mayor volumen en la zona. Por último, en el caso del hipertiroidismo, la pérdida de peso, sudoración, latidos acelerados e irritabilidad.

 

En los casos mencionados se debe acudir a un especialista lo antes posible para que establezca el tratamiento adecuado. Para el hipotiroidismo, la solución más común es la terapia de reemplazo de la hormona tiroidea, mientras que para el hipertiroidismo puede recurrir a medicamentos por la vía oral, yodo radioactivo o una cirugía para extraer la tiroides. Por último, los nódulos tiroideos pueden derivar en cáncer, situación en la que la cirugía es el camino más efectivo.

 

Fuente: Terra Chile